Debe ser expulsado

CARTA ABIERTA AL INEI

Publicado: 2017-10-11


Estimados señores:

Este domingo 22 de octubre, ustedes realizarán un censo nacional que todos debemos apoyar. Sin embargo, como atea, me siento sumamente consternada al encontrar que en su GUÍA DEL INSTRUCTOR ustedes consignan una información errónea y por demás tendenciosa.

En la pregunta 26 de su manual, indican que si una persona afirma ser atea o agnóstica, debería considerarse su respuesta en 3. OTRA [religión]; en otras palabras, para ustedes ser ateo o agnóstico implica tener una religión.

Considero, por tanto, que ante su aparente falta de conocimiento, es menester brindarles información al respecto.

En muy resumidas cuentas, la religión es un sistema de creencias que involucran dogmas (en especial los vinculados con entidades y conexiones supraterrenales), principios, fe y una norma de vida; además, somete a sus fieles a autoridades religiosas.

Una persona atea niega la existencia de cualquier dios; mientras que un agnóstico afirma que no es posible saber con certeza si uno o más dioses existen. Ni ateos ni agnósticos son creyentes de ningún dios, tampoco están sometidos a autoridades religiosas de ningún tipo, ni tienen una norma de vida a la que deban ajustarse. No es posible, entonces, considerarlos dentro del rubro mencionado.

En pleno siglo XXI, resulta casi grotesco tener que explicar a una entidad que cuenta con profesionales en diversos campos la diferencia tan obvia (desde hace milenios) que existe entre fieles de una religión y ateos y agnósticos. Por eso, no me ha sido difícil pensar en los motivos que subyacen a esta situación. Aventuraré algunas preguntas a modo de reflexión:

¿A quiénes no conviene que se registre la cantidad de ateos y agnósticos en el Perú? ¿Tal vez a la iglesia católica? ¿Tal vez a las iglesias evangélicas con las que ustedes han estrechado vínculos y a quienes darán de primera mano los resultados del ítem RELIGIÓN?

La injerencia de la religión en las políticas públicas y en los organismos del Estado peruano es de sobra conocido, habida cuenta del Concordato (tratado que el Perú firmó con el Vaticano); sin embargo, eso no implica que la tendencia de este manual sea justo y menos si los resultados del censo servirán como base para futuras medidas gubernamentales.

Pido a ustedes que se rectifique el manual y se informe debidamente a los encuestadores para que no se ejecute un exterminio simbólico de ateos y agnósticos en nuestro país.

Atentamente,

Doriss Vera

Cartilla de instrucción del INEI para el censo 2017



Escrito por

Doriss Vera

Literata y educadora


Publicado en