Yo me quedo en casa

A mi amigo Pedrito

A veces un creyente sin información puede razonar mal

Publicado: 2014-11-10

Leyendo el artículo de Pedro Suárez Vertiz pasaron muchas ideas por mi cabeza, pero entre todas, elegí tomar partido por la buena intención de nuestro querido cantante. Sí, él tiene la mejor intención del mundo al intentar querer a los ateos. Es muy evidente que desea no discriminarlos. En serio pone todo de sí. Y eso es rescatable… Pero no implica que haya acertado. Elegí no indignarme por todo lo que escribió y opté por tomar su artículo para aclarar algunas ideas que, al parecer, confunden los creyentes con buenas intenciones.

Este artículo es la respuesta de una atea a la bienintencionada carta de Pedrito.

1.  Para Pedrito no hay imposibles, para mí sí, por ejemplo, es imposible que una gallina tenga perritos o que un yihadista sea, al mismo tiempo, feminista. Cuando asumimos que no hay imposibles no estamos siendo realistas. Y ahí comienzan nuestros problemas.

Parte de alcanzar la adultez (no solo etaria) implica aceptar que ciertas cosas son irremediables (como la muerte) y otras imposibles (como lo de la gallina y el yihadista). Si pensamos que cualquier cosa puede volverse realidad, entramos en un mundo mágico en el que es posible que un ángel nos custodie o que Peter Pan nos hable. Pero, por último, eso no sería tan terrible. El problema viene cuando actuamos y juzgamos al resto en función de la creencia que todo puede pasar.

2.  Según Pedrito, basta con desear con mucha fuerza algo para que se vuelva realidad, pero lamentablemente el mundo es mucho más complejo y no hay forma de someter la realidad a nuestros deseos. Si fuera así, definitivamente el mundo sería diferente.

Por el contrario, muchas veces, confiar ciegamente que un deseo imposible de realizar se realice puede llevar al sentimiento de fracaso o a una eterna vida de esperanzas infundadas… mientras que, sin esperarnos, la vida real pasa por nuestras narices y nosotros desaprovechamos la oportunidad de vivirla.

3.  Concuerdo con Pedro que nosotros somos los responsables de solucionar nuestros problemas. Ningún dios (exista o no) puede hacerlo. Si existiera, no tendría por qué someterse a nuestros deseos.

Lamentablemente, muchos creyentes sí piensan que pueden influir en la voluntad de su dios. Es más, por eso le rezan.

4.  Luego, Pedrito dice que ateos y creyentes no pensamos distinto. Pues bien, si no pensamos distinto, ¿por qué unos somos ateos y otros creyentes? Al parecer, a nuestro cantante le resulta difícil aceptar discrepancias con sus ideas, y prefiere acudir al viejo truco de “tú piensas como yo, pero no te das cuenta”. Y no, los ateos no pensamos como los creyentes y sí, sí nos damos cuenta de eso.

5.  No pienso hablar en nombre de todos los ateos, pero por lo menos, los que conozco pueden impacientarse por algunas cosas (como una larga cola en el banco o porque no llega una respuesta), pero jamás eso altera su mundo, no se cae nada. Los ateos que conozco (y me incluyo) optan por razonar, determinar las probabilidades y continúan con sus vidas. No necesitamos de ningún dios para alcanzar la paz interior. Es un largo trabajo llegar a ella, pero siempre ese trabajo requiere un constante ejercicio de la lógica. Saber cómo funcionan las cosas ayuda muchísimo a no tener esperanzas vanas ni albergar un deseo imposible… y eso es lo que evita la angustia y da paz.

6.  En su opinión, los ateos confundimos nuestras discrepancias con la Iglesia con la afirmación de que no existe ningún dios. Pero no. Los ateos (y en eso sí me atrevería a afirmar que todos) sabemos muy bien la diferencia entre ateísmo (afirmación de la improbabilidad de la existencia de dioses), anticlericalismo (confrontación con las jerarquías religiosas, en especial las monosteístas) y anticatolicismo (confrontación con la Iglesia católica apostólica y romana y variantes). Sabemos muy bien que no solo negamos la existencia del dios judeo cristiano (que es una variante más de otros dioses y está al mismo nivel que Zeus y Pachacámac) sino de absolutamente todos. El anticlericalismo (que no comparten todos los ateos) es totalmente distinto.

7.  Realmente me encantaría conocer la postura filosófica de Pedrito. O, aunque sea, qué entiende por Filosofía, porque hay quienes hablan de ella pensando que solo es una opinión sobre un tema trascendente, cuando en realidad es mucho más que eso.

8.  También quisiera entender a qué se refirió con eso de “vinagre y agua”. ¿No habrá sido “aceite y agua”? Tal vez es un símil nuevo cuyo significado me encantaría conocer.

9.  Para él, los ateos somos muy inteligentes y bondadosos. Pues yo diría que él es muy prejuicioso hasta con eso. Yo, siendo atea, jamás me atrevería a afirmarlo. Hay ateos muy éticos, otros nada éticos. Un claro ejemplo está en los terroristas comunistas. Ellos eran ateos y muy poco éticos como ya sabemos por las atrocidades que cometió Sendero. Solo me gustaría aclarar que ellos no mataron en nombre del ateísmo, sino del comunismo.

El comportamiento ético no está determinado por un solo factor, sino por muchos. Uno de ellos, por ejemplo el ateísmo, no es garantía de bondad, como tampoco de inteligencia, pero sí puede ser un indicio de sentido crítico y curiosidad.

10.  Nuestro laureado cantante dice que está convencido de que somos siervos de dios. Pues bien, que siga convencido. Es ya muy sabido que un creyente dogmático no cambiará nada de lo que piensa, así le demuestren que está errado. Únicamente me queda aclarar que no somos siervos de nadie (así él crea lo contrario) y que tan solo esa palabreja (“siervo”) ya implica un atentado contra nuestra libertad.

11.  Por otro lado, sería interesante que Pedrito leyera un poco más y analizara qué significa “obedecer las leyes” de su dios. Una ojeada al Antiguo y al Nuevo Testamento le daría una idea de lo peligroso que es seguir a pie juntillas esa leyes. Eso me recuerda un reto que circula por Internet: ¿quién se atreve a cumplir a cabalidad las leyes del dios bíblico y cuánto tiempo dura antes de que lo arresten?

12.  Los dos requisitos que da Pedrito (el monoteísmo y el amor al prójimo como a uno mismo) lo encontramos también en el Islam. ¿Adorar a Alá cuenta para Pedro? ¿En qué consiste el amor al prójimo?

Me gustaría recordarle el razonamiento de la Inquisición, que todavía perdura en muchos creyentes: “Los no católicos no siguen al único dios, por lo tanto se hacen daño. Si se hacen daño, nosotros los católicos, no podemos dejar que eso suceda, entonces, debemos salvar su espíritu para que no vaya al infierno. Si no quieren convertirse, la única forma de salvarlos es castigando a su cuerpo… y si mueren en el camino, salvarán su alma. Ergo, amamos mucho a los no católicos, matándolos”.

El amor al prójimo, cuando está mediado por cualquier dios, es muy ambiguo y deja un espacio amplio para innumerables interpretaciones. Pedro mismo lo ha colocado en el orden de importancia: primero dios y luego el prójimo. Ese es el orden que ha causado y sigue causando muchas muertes.

13.  Pedrito nos cita a Marcos, pero igual los musulmanes podrían citar sus suras y hacerle notar que, en realidad, él no es católico sino musulmán cuando cumple con las leyes de dios. Y así por el estilo, las religiones siempre se adjudicarán los comportamientos éticos.

14.  El siguiente razonamiento de Pedro es completamente ilógico. Comienza afirmando que los ateos que actuamos bien somos siervos de dios y que los creyentes que no son tan monoteístas como él quisiera no lo son. Es ilógico porque está comparando dos cualidades diferentes para extraer una conclusión.

Claro que su intención es buena: intenta decir que hay ateos éticos y creyentes no éticos, solo que confunde la ética (el comportamiento con el “prójimo”) con la fidelidad a su dios.

15.  Pues sí, la sociedad se horroriza injustamente con una persona solo porque es atea.

16.  ¿Cuál es el “real” mensaje del dios bíblico? ¿En cuál de los Testamentos está? ¿Sabe Pedrito cómo se formó la Biblia? ¿Cuáles fueron los motivos para escoger esos libros y no los otros? ¿Sabe cuántas “correctas” interpretaciones ha tenido y sigue teniendo su libro? ¿Sabe que lo que él asume como “correcto” fue perseguido hasta la muerte en algún momento por la Iglesia? ¿Cómo sabe él cuál es el “real” mensaje? ¿Lo sabe por revelación divina o porque otro se lo dijo?

17.  Nuestro querido cantante admite que la iglesia impuso muchas cosas… pero lo que no sabe es que impuso todas. Podría apostar que ignora sobre los últimos estudios acerca de la historicidad de Jesús.

18.  ¿”Trauma encéfalo eclesiástico”? Bueno, parece que el buen Pedrito no ha perdido su sentido del humor. Felizmente. Pero la idea que subyace a su chiste (realmente espero que lo sea) es muy común: “se llega al ateísmo por problemas en la infancia”. Tal vez se asombre de que hay un prejuicio inverso entre los ateos: “se sigue siendo creyente por traumas de la infancia”. Pero, obviamente, ambos son prejuicios que no deben ser tomados en serio.

19.  ¿”Karma”? Me encantaría saber en qué parte de la Biblia se habla de karma. Tal vez el amigo Pedrito se ha visto invadido por ideas new age y no sabe que si la Inquisición tuviera poder, ya lo hubiera quemado sin mediar explicaciones. Pero esos son detalles anacrónicos. Lo importante es que está cayendo en un culto ajeno con bases politeístas y frontalmente hereje.

20.  Muy bien que la ley de su dios lo haga feliz. Tiene todo el derecho a serlo y a escoger cómo serlo, mientras que no dañe al resto.

21.  Claro que los ateos nos hemos preguntado por la existencia de los dioses y obviamente no ha habido una respuesta coherente. Lo que me intriga es por qué nos llama “románticos” (es muy probable que su idea de “romanticismo” tenga muy poco que ver con el significado original e histórico). Tal vez quiso decir “idealistas”, pero igual se equivocaría. El idealismo no está en quienes se basan en la realidad, sino en IDEAS.

22.  Comprendo su postura acerca de la rebeldía y la necesidad de pruebas. En las religiones, especialmente las monoteístas, ser curioso, pensar, criticar y razonar es un acto de rebelión y hasta insubordinación. Sin embargo, según la naturaleza humana, es lo más normal.

23.  ¿Nos interesamos en el tema y nos autodenominamos ateos? Sí. Obviamente, primero investigamos.

24.  Si se considera anti-Real Madrid pues no tiene nada que ver con el ateísmo. ¿O tal vez sea que él se ha cuestionado la existencia del Real Madrid y ha llegado a la conclusión de que no existe? El ateo no es “anti-dios”. El ateo afirma que no existen dioses. Es imposible que, afirmando eso, esté contra uno de ellos. Sería completamente absurdo.

25.  Algunos ateos sí tenemos especial interés acerca de la idea de dios –no en ningún dios– y lo que ha ocasionado en el mundo, por eso es que manifestamos nuestra posición al respecto. Exactamente como Pedro manifiesta su postura sobre los ateos. No se me ocurriría pensar que él opina sobre nosotros porque en el fondo quiere ser ateo, o siente que le falta el ateísmo para estar completo.

26.  El ateísmo no es el producto de un desencuentro ideológico. Pero él es libre de seguir creyendo que sí. El ateísmo es producto de un concienzudo análisis de las probabilidades reales, el resultado de muchas horas de lectura y de ejercicio crítico.

27.  Para nuestro amigo Pedrito, el ateísmo es tan utópico como la asexualidad. Bien por él, pero no es así: el ateísmo es real y, la asexualidad, bueno, según muchos psicólogos también es real, pero como no he investigado sobre el tema, prefiero no opinar.

28.  Lo desconocido sí es inmenso. Él dice que por esa razón no puede negar que su dios exista. Bueno, pues, me gustaría saber si él niega a Zeus o a los pitufos cuyas existencias no se han probado así como tampoco la de su dios judeo-cristiano. Con su razonamiento, tampoco podría ser “negador” de la existencia de los pitufos.

29.  Puede tener las mismas preguntas que los ateos, pero muchas ya se han respondido. Es solo cuestión de informarse.

30.  Nadie niega que sienta la presencia de su dios. Si es feliz sintiéndolo, muy bien por él. Hay muchas otras explicaciones (incluyendo las neurocientíficas) para ese sentimiento, pero si opta por asumir que es dios, no hay problema mientras no perjudique a nadie.

31.  No sé a qué dios se refiere Pedrito cuando afirma que “no castiga”. No hace falta más que revisar un poco la Biblia para ver que sí. Pero en fin, tal vez él se refiera a una de las tantas "interpretaciones auténticas" de su libro.

32.  No, no es cierto que la mayoría de ateos seamos creyentes decepcionados. Todos lo somos. Pero no estamos decepcionados de que no exista un dios, sino de la sociedad que impone una ideología sin sustento y que gobierna a todos sobre esa base, incluso utilizando el dinero de nuestros impuestos.

33.  Agradezco a Pedrito sus intenciones de animarnos, solo me gustaría decirle que no estamos desanimados. Los ateos no requerimos de ningún dios para ser felices ni para actuar con ética. Es muy probable que Pedrito, como muchos creyentes, no comprendan que no necesitamos de un dios, pero esa es la realidad. Además, puedo asegurar a Pedro que su artículo no ha logrado conmover a ningún ateo que conozca, lo que sí ha logrado –y con creces– es comprobar cuánto se desconoce sobre el ateísmo.

No es mi intención atacar a los creyentes, solo aclarar algunos puntos. Si los creyentes son felices siéndolo, es genial. Mi única petición es que sean felices en su templo (iglesia, mezquita, etc.) y que no interfieran en las cuestiones de Estado.

La postura “abierta” de Pedro Suárez-Vértiz con los ateos concuerda muy bien con la del papa actual y, al parecer, nace con buena intención y es sincera; sin embargo, eso me trae a la mente un dicho: “De buenas intenciones está lleno el infierno”.


______________________

Otros artículos míos:

1. No pienses tanto

2. Dios no ha muerto

3. Cipriani y el poder

4. Apostasía

5. ¿Y si María hubiera abortado?

6. Me aburren los ateos, siempre están hablando de dios

7. Dios existe: yo, atea, doy fe de eso

8. Eres ateo hasta que estás a punto de morir

9. ¿Por qué odias tanto a dios?

10. Ateísmo: ¿religión o ideología?



Escrito por

Doriss Vera

Literata y educadora


Publicado en